El corazón histórico de San Salvador vuelve a latir

EN CASI MEDIO SIGLO, LOS GOBIERNOS DERECHISTAS, FASCISTAS MILITARES, NO PUDIERON HACER UN RESCATE DEL CENTRO HISTORICO DE LA CAPITAL SALVADOREÑA; HOY SE LOGRA EN AÑO Y MEDIO CON UN ALCALDE DE GOBIERNO DE IZQUIERDA, Y SIN REPRESION NI NADA DE VIOLENCIA.

Vendedores, alcalde y arquitectos opinan sobre el rescate del Centro Histórico de San Salvador

La impunidad sonríe mientras las elites políticas se disputan la memoria

La memoria es una herramienta más en la lucha política y electoral en El Salvador. Pero mientras los viejos bandos batallan con palabras y símbolos, continúa la impunidad de quienes cometieron graves violaciones de derechos humanos desde la década de 1970.

Eduardo Rey Tristán , Alberto Martín Álvarez y Jorge Juárez Ávila

El general José Guillermo García fue recibido por activistas de los derechos humanos que llegaron al Aeropuerto Monseñor Romero a gritarle

El general José Guillermo García, ministro de Defensa en los primeros años de la guerra civil, a su llegada a El Salvador en enero de 2016 deportado por Estados Unidos, donde un juez lo halló culpable de torturas. Foto: Archivo/Fred Ramos

La historia de América Latina desde la llegada de los europeos está signada por múltiples momentos de violencia, como señalan Eugenia Allier y Emilio Crenzel en la introducción de la obra Las luchas por la memoria en América Latina. Historia reciente y violencia política. Conquista, independencias o guerras civiles primero, y conflictos armados, dictaduras militares o regímenes autoritarios desde mediados del siglo XX, han dejado una impronta duradera en la evolución histórica tanto de la región como de cada uno de sus países.

Ésta se manifiesta, entre otras cosas, en las luchas memoriales que nos recuerdan continuamente las heridas no cerradas generadas por las masivas violaciones a los derechos humanos. Se trata por tanto, de pasados incómodos que se vuelven pasados-presentes, a decir de Allier y Crenzel, que son objeto de lucha en el proceso de construcción de las memorias públicas de cada sociedad sobre su pasado.

Historizar las memorias políticas de los pasados recientes de violencia en América Latina es el objeto de la obra coordinada por Allier y Crenzel, recientemente publicada tanto en castellano (Bonilla Artigas editores y UNAM, México, 2015) como en inglés ( The Struggles for Memory in Latin America, Palgrave Macmillan, 2015). Se trata de un volumen con perspectiva regional, que busca trazar una imagen global del desarrollo de las luchas memoriales en América Latina hasta la actualidad a través del análisis de la mayoría y sin duda principales casos de la región: Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Paraguay, Perú, Colombia, México, Guatemala y El Salvador. Éste último, que ahora nos ocupa, es abordado en nuestro capítulo “Las limitaciones de la paz en el caso salvadoreño: memorias confrontadas y víctimas permanentes”.

El enfoque propuesto por los coordinadores de la obra nos parece más que acertado, pues si bien la forma y evolución de cada uno de los casos atiende sobre todo a circunstancias locales, no podemos ignorar un contexto regional muy específico. Lo que nos lleva a la necesidad de comprender cada uno de los procesos nacionales no aisladamente, sino como partes de un todo global en donde los diferentes actores, argumentos, conflictos, logros y limitaciones tienen de algún modo repercusión en la actuación de otros actores locales.

En el caso salvadoreño, si bien por una parte el conflicto y sus actores —especialmente el FMLN— han suscitado múltiples intereses que han dado lugar a una bibliografía relativamente numerosa aunque limitada, poco se ha escrito de momento sobre las luchas memoriales que sucedieron a la consecución de la paz. Ha sido, en buena medida, campo de acción para las víctimas, para instituciones vinculadas, y para la recuperación de memorias personales. Pero carecemos, salvo algunas excepciones —caso de las contribuciones de Ralph Sprenkels— de trabajos que analicen las memorias que se han ido constituyendo acerca del conflicto y sus consecuencias. Esto es, de una historización de las luchas memoriales a partir de 1992.

Nuestro capítulo tiene como objetivo fundamental, dado el estado de las investigaciones, apuntar una serie de elementos que nos ayuden a comprender el porqué de esta situación.

El análisis del caso salvadoreño parte de la constatación de su singularidad en el marco regional, no sólo por su integración en una obra con esa perspectiva, sino por la necesidad de comprenderlo a partir de algunas diferencias temporales, políticas y de actores protagonistas que afectan a las circunstancias de las que se derivan las posteriores luchas memoriales. La diferenciación temporal es singular por cuanto ha propiciado para algunos países recorridos más largos en sus procesos de construcción de la memoria pública, caso de Argentina. Pero la principal fue, posiblemente, la especificidad del marco en el que se produjo el grueso de las violaciones de derechos humanos en el caso salvadoreño: una guerra civil prolongada y no, como en el caso de otros países como los del Cono Sur, una dictadura militar; y a continuación el modelo de salida de aquel conflicto: unos acuerdos de paz, frente a modelos de salida más o menos pactados o forzados de los regímenes militares, que marcaron la agenda, los actores y los equilibrios de las posteriores luchas memoriales, así como el papel que cada uno de aquellos ha ocupado y jugado, o querido jugar, en ellos.

La presencia continuada en la vida política salvadoreña de los actores del conflicto y de la construcción institucional de la paz se entiende en nuestro trabajo como determinante para comprender el alcance y limitaciones de las luchas memoriales. El capítulo hace un somero análisis de su rol a partir de las negociaciones de los acuerdos de paz, destacando los muy limitados esfuerzos memoriales desde la esfera pública, al tiempo que se muestra cómo ésta condicionó los igualmente limitados logros de la privada. Finalmente, se analiza el enfrentamiento memorial en el espacio y el debate público, a través de las agendas de algunos de los actores—tanto públicos, partidos políticos, como privados— y de sus propuestas memoriales.

Las principales conclusiones obtenidas se refieren a la falta de justicia y la persistencia de la impunidad por las violaciones a los derechos humanos cometidas desde mediados de la década de los setenta, como el precio que las víctimas de la violencia han tenido que pagar por la consecución de una paz negociada. Y se argumenta que el hecho de que los principales actores políticos y militares del conflicto civil hayan sido también quienes han dirigido la política salvadoreña durante la postguerra, explica los nulos avances realizados en la reparación de aquellas. La memoria ha sido utilizada por ambos actores, ARENA y FMLN, como una herramienta político-electoral, consecuencia de un escenario político fuertemente polarizado e ideologizado. Mientras, el olvido de las víctimas sobre el que se ha edificado la paz —si por paz entendemos sólo la ausencia de guerra— no hace más que alejar una y otra vez la posibilidad de una superación real del conflicto para aquellos que más perdieron en él.

 

*Eduardo Rey Tristán es Doctor en Historia y Profesor de Historia de América Latina, en la la Universidad de Santiago de Compostela (España). Alberto Martín Álvarez es Doctor en Estudios Iberoamericanos por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor investigador en el Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora (México, DF). Jorge Juárez Ávila es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana y Director Instituto de Estudios Históricos, Antropológicos y Arqueológicos, Universidad de El Salvador, El Salvador. Este artículo es resumen del capítulo sobre El Salvador en: Eugenia Allier Montaño y Emilio Crenzel (coords.). Las luchas por la memoria en América Latina. Historia reciente y violencia política. (México: Bonilla Artigas Editores : UNAM, Instituto de Investigaciones Sociales, 2015). Edición en inglés: The Struggle for Memory in Latin America. Recent History and Political Violence. (New York: Palgrave MacMillan). Entrega coordinada por Molly Todd.

http://www.elfaro.net

El Salvador: El Cártel de Texis

Tres informes de inteligencia del Estado y varios informantes de alto nivel consignan que un importante empresario hotelero aliado con diputados, policías, alcaldes y pandilleros de la zona noroccidental de El Salvador forman el Cártel de Texis. Una organización que ha sabido sobrevivir a más de una década de investigaciones de autoridades nacionales e internacionales. Una organización más grande que Los Perrones, dicen las voces que guiaron esta investigación de cuatro meses. Ellos son señalados como los narcotraficantes que operan en El Caminito, el atajo que El Salvador aporta al tráfico internacional de la cocaína suramericana que viaja rumbo a Los Estados Unidos. A su paso, la corrupción y la violencia abren ruta.

Sergio Arauz, Óscar Martínez, Efren Lemus / Fotos: Frederick Meza

 

Parte II: Las cuentas sospechosas

La historia empresarial de José Adán Salazar Umaña comenzó en 1990. Según el Registro de Comercio, ese año Inversiones Salazar debutó en “la compra de cartera e inversión financiera”. Era una empresa familiar: los otros dos accionistas eran su esposa, Sara Paz Martínez Bojórquez, y su hermano Marcos Francisco Salazar Umaña, que ahora es diputado suplente del partido Arena por el departamento de Santa Ana.

La empresa dejó de reportar operaciones al Centro Nacional de Registros (CNR), en 1995, el mismo año que tuvo problemas para cobrar unos cheques sin provisión de fondos. Inversiones Salazar tenía activos por 49 mil dólares y alguien le había pagado deudas por 33 mil 535 dólares que en el balance general de la compañía fueron clasificados como “estimación para cuentas por cobrar de dudosa recuperación”. Desde entonces, ya no reportó actividades al CNR.

Un año después, en 1996, Salazar Umaña regresó al CNR a fundar otra empresa: Hoteles San José. En septiembre de 2004, se le unió una segunda empresa, llamada Servicios Turísticos.

En el Registro de Comercio, en las dos compañías aparece como socio de Salazar Umaña su hijo, José Adán Salazar Martínez. Mencionar a esas dos empresas es hablar de seis hoteles. Hotel Capital, en San Salvador; Hotel Pacific Sunrise, en el Puerto de La Libertad; Hotel Tolteka, en  Santa Ana; Hotel San José, en Metapán; Hotel Bahía Dorada, en La Paz, y Hotel Sevilla, en Usulután.

Salazar Umaña dice que el éxito de sus negocios ha sido producto de la buena fortuna. “El hotel San José, en Metapán, fue un éxito financiero, gracias a un golpe de suerte ya que en pocos años había recobrado la inversión y todavía me quedó un poquito de ganancia, entonces me gustó y comencé a buscar créditos para un segundo proyecto: el Hotel Capital”, declaró al periódico santaneco El País, en julio de 2009.

Para llegar a ese éxito, Hotesa tuvo que endeudarse. El balance general de 1996 consigna que la empresa le debía a su mismo dueño, José Adán Salazar Umaña, 285 mil 700 dólares (2.5 millones de colones) por el terreno y el edificio del hotel metapaneco. Dos años después, la deuda ya no era con Chepe Diablo. Según el balance general de 1998, Hotesa adquirió un préstamo con la banca por 514 mil 67 dólares que le concedió el Banco Desarrollo.

Esas no son las únicas empresas de Salazar Umaña. Él también tiene participación en otras tres sociedades: Salazar Espinoza, S.A de C.V., Agroindustrias Gumarsal y Servicios Logísticos, según un informe de inteligencia policial titulado “situación fiscal” que coincide con los datos del Centro Nacional de Registro. Según la escritura de constitución, Servicios Logísticos se formó para dedicarse a “actividades relacionadas al transporte”. Uno de los fundadores es el diputado suplente Marcos Francisco Salazar Umaña, pero esa sociedad nunca reportó actividades empresariales al Registro de Comercio.

Pero no fueron ni sus seis empresas ni sus 14 propiedades inmuebles ni sus 35 vehículos -26 de ellos ya traspasados- los que despertaron las sospechas de la DEA. En una carpeta de investigación esa agencia estadounidense envió a la Fiscalía en 2001, se mencionaba a Salazar como sospechoso de lavado de dinero y narcotráfico, una acusación que salpicaba a una empresa constructora de su primo, Salazar Romero, S.A. de C.V., en la cual Chepe Diablo aparentemente no mete mano.

Otro ex fiscal, que trabajaba en el área antinarcóticos, conoció esas investigaciones.

—La DEA hizo su propia investigación. El problema era que algunas diligencias las revelaban a la Fiscalía y otras no. Recuerdo que en este caso ellos tenían una buena fuente de información, un informante, y en realidad no sé por qué nunca reventaron el caso.

El documento que el ex fiscal citó incluía las sospechas de la DEA sobre la constructora, que pertenece a familiares cercanos de Chepe Diablo. La compañía fue creada el 22 de abril de 1994 por José Raúl Salazar Landaverde. Su socio y representante legal de la empresa es su hermano Carmen Salazar, ex alcalde de Metapán por el partido Arena desde 1988 hasta 1994. Ambos son primos de Chepe Diablo.

Cuando la DEA incluyó esta empresa en la carpeta de investigación que remitió a la Fiscalía, sospechaba que podía haber lavado de dinero.

Otro que tiene sus propias empresas y que en el Primer Informe aparece como socio de Chepe Diablo es Juan Umaña Samayoa, alcalde pecenista de Metapán. Este ha invertido en granos. El 23 de mayo de 1997 fundó Agroindustrias Gumarsal, empresa dedicada al procesamiento de arroz y comercialización de productos de la canasta básica. A esta empresa se suman Gradeca, S.A. de C.V. y Agroarroz, S.A. de C.V.

Aparte de las empresas, el alcalde ha adquirido 34 vehículos que ha ido traspasando principalmente a sus empresas y familiares. Cinco camiones, cuatro tractores, dos furgones, dos rastras, un cabezal y el resto de vehículos livianos.

El alcalde Juan Umaña reportó al fisco que entre 2006 y 2009 percibió ingresos por 141,572 dólares. Esto es, unos 35 mil dólares al año entre 2006 y 2009.

El tercer personaje señalado por los informes como líder de la estructura, Roberto “El Burro” Herrera, reporta ingresos similares a los del alcalde. En cuatro años, de 2006 a 2009, percibió 139,849 dólares, según los datos que presentó a Hacienda. Sus ingresos provienen de dos actividades: comerciales y agropecuarias.

En cuanto a sus declaraciones de renta, en 2005, El Burro hizo una declaración que reportaba un salario mensual de 565 dólares e ingresos totales por 6,790 dólares. Para 2007, los 6,790 dólares ascendieron a 31,517 dólares. Un año después llegó a los 40,000 y en 2009 casi llegó a los 50,000.

En cuanto a vehículos, Chepe Diablo no se queda atrás del alcalde. A su nombre hay nueve vehículos, entre ellos una camioneta Porsche Cayenne y otros 26 que ha vendido o traspasado, por ejemplo, a la Alcaldía de Juan Umaña Samayoa.

Los amigos del camino

El Caminito que recorremos continúa entre calles, callejuelas y anécdotas de El Detective, que ora cuenta de una mansión en un pueblito, ora de un restaurante donde se reúnen a planificar. Pero, sobre todo, la conversación que brota con los kilómetros contiene nombres de personas, cargos y nombres de partidos políticos.

El camino de polvo que empieza en San Fernando lleva montaña abajo. En casi una hora estamos en Dulce Nombre de María, que tiene agua potable, luz, teléfono, correos, un puesto de Policía, un juzgado de paz, internet…

—Aquí estaba un jefe de la policía que se hizo rico. Tiene grandes terrenos, caballos, muy amigo del ex director Menesses –suelta de repente El Detective, que nos conduce en este viaje.

Esa versión la corroboraríamos después, cuando escucharíamos hablar del subinspector José Alfonso Mata Portillo.

Hace 21 meses, el 12 de agosto de 2009, a 25 kilómetros de Dulce Nombre de María, cerca de la presa del Cerrón Grande, fueron detenidos José Gerardo Ventura y Juan José López López. Los detuvieron en dos vehículos, cuando realizaban una negociación. En el pick up de López López fueron encontrados 88 kilogramos de cocaína, y el 10 de febrero de 2011 fue condenado por el Juzgado de Sentencia de Sensuntepeque a purgar 10 años de prisión. La droga fue valorada por la Fiscalía en 2 millones 216,650 dólares. El Informe Secreto asegura que esa red, la del Cártel de Texis, era la propietaria de esos 88 kilogramos de droga.

A solo 15 minutos de distancia de Dulce Nombre de María llegamos a una súper carretera, la gran obra casi terminada del proyecto Fomilenio: la Carretera Longitudinal del Norte. Esta conectará la frontera entre La Unión y Honduras con la frontera entre Santa Ana y Guatemala. Una línea casi recta de pavimento y cuatro carriles que cruza de punta a punta el norte de El Salvador.

—Bonita les están dejando la autopista —ironiza El Detective—. Como dicen los gringos y los hermanos lejanos: es un freeway, ja, ja, ja. La verdad, es un conducto abierto para el paso de coca, ganado y armas.

—¿Pero hay retenes? –preguntamos.

—Ja, ja, ja –vuelve a reír El Detective—. Mire, ahí hay un retén. ¡Es casi anunciado! Hay horarios, y los narcos los tienen. Los jueves y los viernes hay fiesta, son los días de retén. El viernes que más dinero ganan los policías que cuidan.

—Ajá, explíquenos eso.

—Usted viene en un camión cargado con cocaína o ganado de contrabando, ese que viene de Honduras. En el retén, el jefe de delegación que los puso ya sabe a qué policías mandó, los policías ya saben cómo operar. A lo mucho son dos.

—No terminamos de entender.

—¡Les dan 10 dólares, 100 dólares, y pasan! Con esta calle llegan más rápido.

El tramo de la carretera de Fomilenio, como ya ha sido bautizada por los habitantes de la zona, está también en el ojo del Cártel de Texis. No sólo sirve cómo vía rápida para acortar El Caminito, sino que también buscan utilizarla como una excusa para lavar dinero, según documentos oficiales de la Policía.

Fomilenio es un proyecto de desarrollo para la zona norte del país financiado con donativos de los contribuyentes estadounidenses. En septiembre del año pasado, una oficina de la Policía escribió un memorando confidencial en el que alertaba a las autoridades del gobierno salvadoreño sobre un grupo de narcos que estaban metiendo papeles para lavar dinero a través de la Cuenta del Milenio, que es el fondo con que se financia la carretera Fomilenio.

El memorando explica que una familia de narcos logró obtener un préstamo de 600,000 dólares a través de un proyecto de Fomilenio para el desarrollo agropecuario en la región. También dice que Reynaldo Cardoza, actual diputado del PCN, vinculado con la estructura criminal estaba buscando un préstamo de 800,000 dólares.

La familia de narcos a la que se refiere el memorando incluye a uno de los prófugos más buscados por la Policía. Se trata de un narcotraficante vinculado a una estructura de pandilleros de la Mara Salvatrucha. Es conocido como Medio Millón.

“Se ha logrado individualizar que Marcos Cisneros Mata (padre fallecido), José Misael Cisneros Rodríguez (a) Medio Millón, Manuel de Jesús Cisneros Rodríguez (a ) Millón, Douglas Alfredo Cisneros Rodríguez (a) Melón, José Moisés Cisneros Rodríguez y David Elías Cisneros Rodríguez son miembros activos de una estructura de narcotraficantes que manejan y controlan la mayoría de zonas y rutas de la zona norte de Chalatenango”, dice un documento que se escribió como anexo al Segundo Informe.

El Banco Multisectorial de Inversiones autorizó el desembolso el 28 de agosto de 2009 y, como prueba, la PNC envió el número de acta del comité de inversiones a los altos cargos del gabinete de Seguridad de El Salvador.

Medio Millón es, según la Policía y la Fiscalía, un narcotraficante de la zona occidental, señalado como socio de la Fulton Locos Salvatrucha, y uno de los más buscados por la PNC. De este personaje sabríamos mucho más cuando nos encontramos, más adelante, en su lugar de operaciones.

Una vez en la carretera asfaltada, El Detective vuelve a referirse a los narcos.

—¿Sabe quién más opera en esta zona? —pregunta, a sabiendas de que no sabemos, y entonces él mismo responde casi de inmediato—. El Rey, el diputado del PCN.

El Detective nos acaba de dar otro sobresalto.

—¿Reynaldo Cardoza?

—Ajá, él es otro de los malos. Tiene una pistola de oro, se la logramos decomisar, pero se la devolvió el juez –explica El Detective, que asegura que conoce a los colegas que realizaron el operativo donde le decomisaron el arma.

Vamos en un carro cuatro por cuatro y anotamos más peticiones de documentos para El Funcionario, El Comisionado y el resto de fuentes que conocen del Cártel de Texis.

El Rey, ese diputado del PCN, también aparece en la lista de personas que la PNC ha clasificado como narcotraficantes y que quieren usar Fomilenio para lavar dinero. A Cardoza lo ubican en las cercanías del Cártel de Texis, no como parte de la red, sino como aliado. El documento dice que el diputado del PCN es uno de los principales miembros de la estructura de narcotraficantes de la zona norte de Chalatenango. Dice también que se ha presentado ante las oficinas centrales del Banco Mutisectorial de Inversiones para solicitar un crédito de 800,000 dólares.

El 13 de septiembre de 2005, Reynaldo Cardoza fue capturado por la Policía acusado de pertenecer a una red de traficantes de personas y de la violación de dos menores de edad. Fue capturado junto a Juan Ovidio Cerón Moreno, un ex policía que fue arrestado y expulsado de la corporación por su vinculación con la banda de robafurgones de Margarita Parada Grimaldi. Al ahora diputado le decomisaron una pistola Jericho con una placa dorada con su nombre grabado. Según la Policía, esa placa es de oro. Además, le decomisaron una licencia de conducir mexicana, en la que la foto del diputado aparecía con un nombre diferente: Reinaldo Guerra Flores.

Cardoza quedó en libertad bajo fianza de 2,000 dólares en noviembre de 2005. Un año después, en noviembre de 2006, el caso se cerró definitivamente, ya que la Fiscalía no presentó la solicitud para reanudarlo. Dos años y dos meses después, en enero de 2009, fue elegido diputado del PCN.

De la autopista a los caminos de tierra

San Sebastián Salitrillo es la estampa de un pueblito. Así, con lo que conlleva el diminutivo. Cinco viejitos se sientan en las escaleras del parque a tomar el fresco bajo un árbol y a saludar a quien pase. Se sientan ahí porque queda justo frente a la cuadra más emocionante del lugar, la acera de la Alcaldía, donde unas 10 personas esperan en la puerta la llegada del alcalde como quien espera en la puerta de casa a un familiar. Las calles son de adoquín, las casas de teja, y el pueblo, todo él, una cicatriz de cemento delgada y recta en medio del monte. Es un conglomerado de cuatro cantones y 21 caseríos.

Llegamos hasta ahí a finales de marzo, cuando todavía no habíamos comprendido a la perfección la ruta precisa de El Caminito. Sin embargo, conocíamos ya sus principales puntos, sus dos brazos. Salitrillo, como lo conocen sus habitantes, seguía siendo una incógnita. ¿Por qué El Funcionario y El Detective nos mencionaron este lugar como clave? ¿Qué papel juega este pueblito en la ruta si no está justo en ella, si no es frontera con Guatemala, si no tiene más que calles de tierra? De hecho, Salitrillo queda del otro lado, en sentido opuesto. En lugar de estar entre las ciudades de Santa Ana y Metapán, está al suroeste de Santa Ana, en dirección opuesta a Metapán. Estábamos perdidos, pues, pero gracias a eso, comprendimos cómo las rutas marcadas se desvían lo necesario para alternar entre pueblitos y autopista.

Como esas 10 personas, entramos a la Alcaldía cuando entró Francisco Castaneda, el alcalde del FMLN, un hombre muy respetado en su comunidad. A él nunca le mencionamos nuestro verdadero interés. Para poder conversar sobre estas rutas, nos presentamos como unos reporteros cándidos que pretendían enterarse de cómo es que un lugar como este era eslabón de las rutas del contrabando, de la bagatela, de ganado y mercadería sin permiso y, de rebote, droga. Así en seco, sin nombres ni organizaciones.

Fuimos al grano, le preguntamos por qué su municipio sonaba tanto en esto del contrabando.

—Es que estamos en la red de caminos rurales. Esa mercadería no se tira por carretera directamente, se mete en estos pueblitos, utiliza los caminos de terracería y vuelve a salir a la autopista.

—¿Pero hablamos de personas caminando con cosas o de…?

—Nooo, aquí pasan furgones por estos caminitos, que se pierden allá atrás del pueblo. Pasa gente vinculada al narco y eso se vincula con el problema de las pandillas, de redes asentadas aquí para esa actividad, y eso es lo que perjudica al municipio, no el paso en sí, sino las necesidades que el paso genera.

Salitrillo cuenta con 50 policías que se turnan y que tienen tan solo dos patrullas que cubren no solo el casco urbano, sino las urbanizaciones como Ciudad Real, que están sobre la carretera y que, según datos de la Alcaldía, han llevado a duplicar el número de habitantes del municipio hasta dejarlo en 30,000.

Ciudad Real es un proyecto de aquella empresa constructora –Salazar Romero- valorada en más de 70 millones de dólares que despertó las sospechas de la DEA.

—En esas zonas residenciales que han proliferado se hace evidente que el contrabando nos ha alcanzado. En esas zonas nuevas no tenemos claro quiénes son sus habitantes –continuó Castaneda.

El alcalde fue amable, pero lo que nos dijo no nos bastó. Aunque salimos de su despacho convencidos de que lo que se transporta por esa zona no se trata de pequeñeces sino de rutas alternas, puntos de quiebre del Cártel de Texis para abandonar y reincorporarse adelante en El Caminito, necesitábamos más detalles. Gracias a un diputado santaneco logramos acceder a otra fuente que tiene bien estudiado el fenómeno de cambio que ha tenido el lugar.

Visitamos al informante y, de nuevo, los pactos del temor volvieron, y el anonimato con ellos.

La conversación fue breve y, en resumen, lo que nos contó es una historia que bien podría aplicarse a los narcos de El Salvador. Contrabandistas que cuando descubrieron algo mejor que contrabandear dejaron los quesos y se dedicaron a la cocaína.

—Aquí en este pueblito que antes era bien tranquilo se ha venido gente rara en sus grandes carros. Vienen a intentar comprar a los policías, a ofrecerles dinero así, como cheradas, como en buena onda. Necesitan asentarse en la zona. El tráfico de ganado y de vehículos pick up que se internan en los caminos comunales así sin más, y que seguro transportan droga, a veces se da a la luz del día, y llegan días en que cada cinco minutos pasan. Así, sin control –nos explicó el informante de Salitrillo.

La cuna del Cártel

Texistepeque es el lugar de nacimiento de la mayoría de los mencionados como los narcos que controlan El Caminito. Un municipio de poco más de 20 mil habitantes ubicado entre Santa Ana y Metapán, donde el Ministerio de Gobernación tiene identificadas como propiedades del narco algunas construcciones impresionantes, según cita en su página web.

En ese terreno es donde vive y coordina sus operaciones uno de los principales miembros del cártel: El Burro. Así lo señala un informe policial anexo que habla solo de este personaje, y que nos fue entregado por El Detective. Este personaje, según el documento, tiene una de las propiedades más sobresalientes del paisaje, una gran casa de incontables habitaciones, que a pocos metros tiene una especie de palenque donde ha sido visto el alcalde municipal, Armando Portillo Portillo, otro importante personaje de la estructura señalado en los informes.

La Policía mantiene una permanente vigilancia sobre esta propiedad de uno de los miembros del Cártel.

La Policía mantiene una permanente vigilancia sobre esta propiedad de uno de los miembros del Cártel.

Portillo Portillo es un señor gordo en el que sobresale un delgado y peinado bigote. En una foto del Informe Secreto aparece sentado en su oficina y en un informe policial aparece junto a Chepe Diablo y El Burro. Es su primer período como alcalde y ganó las elecciones pasadas arropado bajo las banderas de una coalición entre PDC y FMLN.

Al pie de la foto, el Informe Secreto presenta a este jefe municipal como uno de los salvadoreños vinculado al Cártel de Sinaloa, de México. Aparece en la misma línea de mando que Chepe Diablo, El Burro y el alcalde de Metapán, en la mesa principal de los comensales que se alimentan de la ruta de El Caminito.

Los miembros del Cártel de Texis se reúnen y se ponen de acuerdo, pero no es una estructura vertical. El Burro tiene una cadena de gente que lo sigue, Chepe Diablo tiene otra cadena, el alcalde de Metapán y el de Texistepeque también, como el diputado del PCN y su primo, ex diputado del PDC. Esas estructuras, se lee en los informes, son locales y se enlazan para operar. Los capos del Cártel de Texis se ponen de acuerdo, coordinan.

Vamos en un carro cuatro por cuatro de la Policía que no ostenta ningún distintivo. Ya pasamos por San Fernando, Dulce Nombre de María y estamos en medio de la llamada calle Fomilenio. Vamos rumbo al tramo final, al lugar donde domina con más descaro el Cártel de Texis. Mientras avanzamos, conversamos con El Detective sobre la capacidad que han tenido estos narcotraficantes para operar impunemente. El Detective se queja, como hace desde que lo conocimos, porque desde su óptica no logra entender cómo es que teniendo tanta información de los servicios de inteligencia esta gente continúa por las calles.

 elfaro.net

EL SALVADOR: EXTIENDEN EMERGENCIA EN CENTROS PENITENCIARIOS

Las medidas excepcionales en los siete penales declarados en emergencia fueron extendidas por 30 días más, así lo confirmó el director de Centros Penales, Rodil Hernández.
La emergencia se mantiene, desde el pasado 29 de abril en los penales de Chalatenango, Ciudad Barrios, Cojutepeque, San Francisco Gotera, Quezaltepeque, Zacatecoluca e Izalco.
Se trata de la segunda prórroga que se aprueba desde que iniciaron las medidas extraordinarias debido a la inseguridad.

EE.UU. revela el monto de su deuda con Arabia Saudita por primera vez en 40 años

Resulta que Arabia Saudita es uno de los diez principales acreedores de EE.UU. junto con China (1,3 billones de dólares) y Japón (1,1 billones)

El Departamento del Tesoro de EE.UU. ha publicado por primera vez en más de 40 años los datos sobre la deuda contraída por Washington con Arabia Saudita, informa Bloomberg.

La información, que describe el estado de la deuda para este mes de marzo, revela que EE.UU. adeuda a Riad 116.800 millones de dólares.

El monto disminuyó un 6% en comparación con el pasado mes de enero, cuando el nivel de la deuda había alcanzado un máximo histórico.

Arabia Saudita es uno de los diez principales acreedores de EE.UU., junto con China (1,3 billones de dólares) y Japón (1,1 billones).

EE.UU. comenzó a publicar los datos sobre los tenedores extranjeros de bonos del Gobierno a partir de 1974. Sin embargo, la información sobre la deuda contraída con Arabia Saudita no se indicaba directamente, sino que se emitía combinada con datos de otros países de la OPEP.

Para febrero de 2016, este grupo de naciones contaba con 281.000 de dólares en bonos de deuda estadounidense.

La decisión de no revelar el monto de la deuda con Riad fue tomada después de que los países árabes implantaron el embargo de petróleo a EE.UU. en 1973.

Esta fue una de las concesiones hechas por Washington para preservar las relaciones estratégicas con Arabia Saudita y el acceso a sus reservas de petróleo, señala RIA Novosti.

Brasil: ¿Cuál es la salida política?

Thousands of demonstrators march during a protest organized by the workers roofless movement, against Brazil's acting President Michel Temer, and in support of Brazil's suspended President Dilma Rousseff, in Sao Paulo, Brazil, Thursday, May 12, 2016. In his first words to Brazilians as acting president, the former vice president promised to beef up the fight against corruption, and in particular said he will support the sweeping investigation into a mammoth kickback scheme at state oil company Petrobras. Temer himself has been implicated by witnesses in the probe, though he has not been charged. (AP Photo/Andre Penner)

Por Frei Betto, Resumen Latinoamericano / Prensa Latina /16 mayo 2016/ La destitución de Dilma me huele a golpe parlamentario, a semejanza de lo ocurrido en Honduras y Paraguay. Su gobierno, al comienzo del segundo mandato, no coincide con el éxito alcanzado en el primero. Sin embargo, fue elegido democráticamente y yo, que lo critico, no cedo al oportunismo crítico que se empeña en romper los límites entre la oposición y la destitución.

Aceptar que la antipatía y el fracaso administrativo deben tener más peso que los principios constitucionales es admitir el retroceso y colocar al Brasil y a América Latina en la cartografía de las “repúblicas bananeras”, tan en boga en el continente durante la primera mitad del siglo XX.

Mi malestar es evidente. No veo salida para la emancipación brasileña dentro de nuestra actual institucionalidad política. ¿Elecciones generales? Sería una buena medida si un Tiririca no pudiese llevar al parlamento figuras que se valen de la distorsión del cociente electoral sin haber siquiera contado con los votos de su propia familia!

Y, entre tantos candidatos, ¿quién encarna un programa consistente de reformas estructurales? ¿Vale cambiar el seis por media docena?

Si el PT hubiese valorizado, a lo largo de los últimos 13 años, los liderazgos populares de izquierda, hoy tendríamos un Congreso progresista y con muchas menos figuras ridículas. Sin embargo, prefirió alianzas no confiables de las cuales ahora es víctima.

Las fuerzas políticas progresistas necesitan redefinirse en Brasil. Establecer un programa mínimo de liberación nacional, sin el cual continuaremos rehenes de esa política de efectos y no de la política capaz de alterar las causas de las anomalías nacionales.

Es preciso romper el ciclo vicioso de la política de resultados y redefinir una política de principios capaz de mirar más allá de las urnas, del neoliberalismo y de esta fase histórica del capitalismo.

Si la izquierda brasileña no rescata la utopía libertaria, nuestro horizonte quedará limitado a este o aquel candidato, en un círculo dantesco de éxitos y decepciones, avances y retrocesos.

La edad adulta de la democracia tiene nombre: socialismo. Pero, de tal manera el enemigo conjura tal nombre, que tenemos miedo de pronunciarla. Todavía no nos hemos recuperado de la caída del Muro de Berlín. Nos sonrojamos de vergüenza frente al capitalismo de Estado adoptado por China y el hermetismo idólatra de Corea del Norte.

Ahora bien, no se trata de soportar el peso de la culpa de tantos errores cometidos por el socialismo, aunque América Latina albergue la única experiencia victoriosa, Cuba. Se trata de diseccionar la verdadera cara del capitalismo repleta de atrocidades, miserias, explotación neocolonial, guerras y degradación ambiental.

¿Cuál es el “otro mundo posible”? ¿Dónde está el camino de “vivir bien”? El camino se hace al andar. Y, por supuesto, una certeza guardo: fuera del mundo de los pobres y de su protagonismo político los progresistas siempre correrán el riesgo de sostener el violín con la izquierda y tocarlo con la derecha

El Gobierno de Macri retoma las relaciones militares con Estados Unidos

 

5738c8f33a5de_750x421

Resumen Latinoamericano/ Política Argentina/ 16 de Mayo 2016 .-

Un grupo del Ministerio de Defensa viajó a Washington para definir estrategias comunes. El viceministro de Defensa, Ángel Tello, se reunirá con gente del Pentágono. La misión prevé avanzar en la reactivación de cursos de formación para el personal militar argentino.

El Gobierno se propone restablecer la relación bilateral con Estados Unidos en materia de defensa, para lo que una misión de ese ministerio encabezada por el viceministro Ángel Tello partió a Washington para retomar el intercambio bilateral en el área militar, para lo cual establecerá contactos con el Pentágono.

“Procuramos retomar una instancia política que era habitual en la relación entre la Argentina y Estados Unidos. Es parte del objetivo de volver al mundo que fijó el presidente Mauricio Macri”, explicó a La Nación el viceministro Tello, que secunda al ministro de Defensa, Julio Martínez, como secretario de Estrategia y Asuntos Militares.

La visita se extenderá hasta el jueves y también viajará el secretario de Servicios Logísticos, Walter Ceballos, según informa La Nación. La misión prevé avanzar en la evaluación de estrategias para el intercambio en el área de defensa, como el trabajo conjunto de fuerzas de paz y la reactivación de cursos de formación para el personal militar.

“También es posible avanzar en la cooperación antártica. Queremos que la ciudad de Ushuaia se convierta en una base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida”, explicó Tello.

“Afianzar las relaciones con Estados Unidos en esta materia nos puede ayudar a insertarnos mejor con la Unión Europea”, agregó el viceministro, confiado en que ya se revirtió la situación de aislamiento internacional.

Dinamarca apuesta por la agricultura ecológica

El país nórdico pone en marcha un ambicioso proyecto para duplicar de cara a 2020 el número de hectáreas dedicadas a agricultura ecológica y sostenible.
Dinamarca apuesta por la agricultura ecológica
La población danesa cultiva el contacto con la naturaleza. NICLAS JESSEN

Ser referencia mundial en materia de alimentación orgánica, ecológica y sostenible antes de 2020. Con ese objetivo en mente, Dinamarca ha trazado un plan con 67 puntos, entre los que se incluyen subvenciones a los agricultores que quieran sumarse al cambio de modelo o medidas drásticas como que el 60% de las cosechas orgánicas se entreguen a hospitales, escuelas y comedores comunitarios. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), orgánicos son todos aquellos sistemas de producción que tratan de optimizar al máximo los recursos naturales, renunciando a utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos y que priorizan siempre las energías renovables.

La iniciativa cuenta con un elemento a favor: los propios daneses. Según un estudio encargado por el Gobierno, el 97% de ellos conoce e identifica el logotipo que certifica que un determinado producto de un supermercado es orgánico. Un logotipo que acaba de cumplir 25 años de vida en un momento de popularidad sin precedentes. “Los ciudadanos daneses están muy concienciados respecto al consumo de alimentos ecológicos”, explica Mikkel Larssen, portavoz de la embajada danesa en España. “Hay muchísima demanda en los supermercados. También muchas tiendas en las carreteras del país, donde son los propios agricultores los que venden su producto de manera directa. Además, la nueva cocina nórdica se ha centrado en este tipo de productos, lo que ha provocado que mucha gente se preocupe por la calidad y el origen de lo que adquiere y consume, algo que antes no era tan acusado”, relata.

Larssen apunta cuál es el objetivo último de las medidas que ha puesto en marcha su país: “Queremos duplicar el número de hectáreas dedicadas al cultivo de alimentos orgánicos. En 2007, éste era de 150.000 hectáreas. Actualmente estamos en unas 200.000, y queremos llegar a las 300.000 para el año 2020“. Los motivos son de índole medioambiental, pero también económico. “La gran demanda de estos productos nos obliga a importar muchos de ellos de otros países. Nuestro objetivo es producir lo suficiente como para satisfacer esa demanda interna, pero también de cara a poder aumentar las exportaciones de productos daneses”, añade.

Entre las partidas presupuestarias, destacan las destinadas a los propios agricultores que decidan dar el paso a este tipo de producción. “Hay muchos tipos de subvenciones”, prosigue Larssen. Existe una ayuda enfocada a analizar si es rentable convertir una finca tradicional en ecológica. También para llevar a cabo esa transformación y mantenerla en el tiempo. La subvención es más elevada los dos primeros años. Además, hay apoyos para fomentar el consumo de productos orgánicos y fondos que provienen de la Unión Europea.

En todo ese proceso, el sector público se propone ir por delante. “El Gobierno quiere convertir sus propias tierras en predominantemente ecológicas. En los comedores públicos se ha puesto encima de la mesa el objetivo de alcanzar el 60% en comida orgánica, un porcentaje que actualmente es incluso superior en ciudades como Copenhague, donde alcanza un 90%”, subraya Larssen.

Peter Wessel, periodista y poeta danés afincado en España, reflexiona sobre el carácter típicamente danés: “Hay una tendencia muy arraigada entre la gran mayoría de los ciudadanos de mi país que pasa por un afán de intentar volver a la naturaleza. Dinamarca podría ser el país más pobre del mundo, porque al fin y al cabo no tiene de nada. No hay ningún recurso natural salvo los niños y los peces en el mar”, bromea. “Eso obliga a cuidar lo poco que se tiene y tratar de sacarle el máximo partido posible agudizando el ingenio”, reflexiona.

Esta apuesta por la agricultura sostenible en Dinamarca es sólo una pata más del compromiso del país con la ecología. Un modelo donde la energía renovable juega un papel protagonista. En 2015, batió récords en niveles de producción de energía eólica, con un 42% del total de su electricidad proveniente de estas plantas.

La situación en España

Abel Esteban, de Ecologistas en Acción, destaca la importancia de la agricultura orgánica frente a la convencional, a la que no duda en definir como “agricultura química”. Para Esteban, la apuesta de Dinamarca por la alimentación orgánica es una gran noticia. “Parece algo muy razonable que se subvencionen prácticas que generan un mayor beneficio para la sociedad”, apunta. Una apuesta de esas características en España parece, hoy por hoy, casi impensable. Aquí hay una importante superficie de producción ecológica, especialmente en cultivos como el olivo, pero la realidad es que hasta ahora ningún gobierno ha apostado claramente por ella. Esteban lo tiene claro: “Existe una cierta reticencia a impulsar estas formas de producción, debido al miedo y a la incertidumbre que genera entre las empresas del sector. Está claro que no tiene sentido obligar a los productores a cambiar su forma de trabajar de un día para otro, pero sería muy recomendable plantearse objetivos a medio plazo, como ha hecho Dinamarca”.

Dinamarca apuesta por la agricultura ecológica